11 noviembre, 2016

Quienes somos

COLLEGE DE L’IMMACULEE CONCEPTION ASUNCION

Esta obra de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Sra. de la Inmaculada Concepción de Castres (Hermanas Azules), nace en Asunción, el 15 de marzo de 1960. Comienza su labor con cinco grados y 102 alumnos.

Son fundadoras de nuestro Colegio: La Madre Manuela Fajardo, Sor Victorina Santos Souza, Sor María Hermelinda Almada, Sor Pilar María Masseto y un plantel de profesoras.

Nuestro colegio tuvo un rápido crecimiento e infraestructura física y prestigio por ser una Institución correctamente organizada y con objetivos claramente definidos.

El número de alumnos creció rápidamente y en 1964 contaba ya con los ciclos Primario, Básico, Bachillerato en Ciencias y Letras y Profesorado en Educación Primaria, siendo el trabajo liderado con dedicación y gran amor a los jóvenes por la Hermana Graciela María Pérez.

No se debe olvidar que los padres de familia siempre acompañaron y ayudaron en el proceso de crecimiento físico y espiritual de la población educativa.

En 1966 egresa el primer grupo de Profesoras de Educación Primaria y Bachilleres en Ciencias y Letras.

MISIÓN

El CIC, como Escuela Católica, por finalidad a la misión recibida de Cristo en la Iglesia, asume una clara identificación evangelizadora, es decir, la dedicación a una definida acción pastoral educativa cuyo fundamento es el Creador.

El cumplimiento esa misión exige, de parte de las personas que forman la Institución, una incesante predisposición para mejorar la calidad pedagógica, respetando la equidad y la diversidad, como la profundidad del testimonio evangelizador.

VISIÓN

Se pretende conformar un centro de formación integral del hombre, comprometido con su condición humana, cristiana y ciudadana en la búsqueda de la integración de ciencia, fe y vida, haciendo realidad en la comunidad educativa, desde una praxis transformadora y de esperanza el “Sólo Dios”, a partir de los modelos de Jesús Salvador, María Immaculada y Emilie de Villeneuve, fundadora de la Congregación.

Formación personal acorde a su dignidad de persona y de ciudadano paraguayo, habitante del planeta que conoce, valora, enriquece su identidad sociocultural y se compromete con la causa de los pobres.